Pequeñas dosis de sarcasmo acerca de la consultoría

lunes, julio 18, 2005

Trabajando en el Titanic

Reflexionando un poco sobre la analogía entre empresa y barco, últimamente tengo la impresión de que estoy en la versión empresarial del Titanic.

Debí sospechar algo hace cosa de tres o cuatro de años, cuando los primeros pasajeros empezaron a saltar por la borda. En realidad los hicieron saltar, bajo pretexto de que sin estos pasajeros de segunda clase el resto viajaríamos más cómodos y rápidos. Curioso, hasta entonces siempre nos habían hecho creer que todos en este barco viajábamos en primera.

Poco después, los pasajeors empezaron a abandonar el barco por propia voluntad. Algunos, privilegiados visionarios, vieron el iceberg que se acercaba a toda velocidad. Otros, simplemente se cansaron de tanto "lujo y confort" y se lanzaron a la aventura de buscar otros barcos por ahí fuera.

Entonces llegó el desastre, chocamos con un gigantesco iceberg y el barco empezó a hacerse añicos. La situación actual no es muy alentadora: los pasajeros han saltado por la borda, los oficiales se han llevado los últimos botes salvavidas (¿donde quedó aquello de el capitán es el último en abandonar el barco?), y yo creo que hasta la orquesta se ha largado, subidos en el piano de cola.

Pero algunos aún estamos aquí. En realidad nunca hemos sido pasajeros, ni de primera ni de segunda; sólo somos los que alimentan la caldera, y aquí seguimos, a toda máquina, intentando empujar un enorme bloque de hielo que no se da por enterado...

4 Comments:

Blogger YO_MISMO said...

El tema de haceros creer que los que han hecho saltar por la borda, es en el fondo otra forma de gestionar el ahorro de costes.

Por un lado creas la mentalidad de que todo el mercado esta muy mal con lo que desalientas la marcha de gente.
Por otro lado estas gestionando una retribución invisible para los que se quedan. ¡¡Qué orgullo ser de esos excelentisimos profesionales que han sido elegidos para continuar en el puente de mando!!.

Realmente y salvo raras excepciones todos somos igual de buenos, pero las condiciones económicas que llevamos son diferentes (antigüedad, etc)

Lo que no entiendo es la necesidad de ensuciar a la gente que despiden. Bueno si lo entiendo, ya que de esa forma no es necesario admitir la mala gestión

11:38

 
Blogger Telémaco said...

Ánimo. Con lo del calentamiento global al iceberg no le debe quedar mucha vida por delante.

Si seguimos insistiendo lo mismo hasta sacamos el barco adelante. Lo malo es que cuando eso ocurra volverán rápidamente los oficiales para que les pongan las medallas.

18:48

 
Anonymous Anónimo said...

Si todo es tan malo,
si todo está tan mal.....

...no has pensado en trabajar en el McDonalds???? Además tendras hamburguesas gratis!!!!

Ánimo compañero.

13:31

 
Blogger kopiator said...

Hombre, algún cambio estoy empezando a buscar, pero nada tan radical como eso :)

11:25

 

Publicar un comentario

<< Home